What many will seek from this book are answers to certain questions about Jordan that seem sure to be asked forever. Questions about his enormous gambling debts, the personal check that connected him to a convicted drug dealer, and the murky circumstances surrounding his father’s murder. Lazenby lays out the facts and allows us to draw our own conclusions.

There is data to support Mr. Martin’s observations. In 2008, 46.3 percent of potential drivers 19 years old and younger had drivers’ licenses, compared with 64.4 percent in 1998, according to the Federal Highway Administration, and drivers ages 21 to 30 drove 12 percent fewer miles in 2009 than they did in 1995..

Y el caso es que este era el último proceso heredado de aquel conflicto en el Tribunal Penal Internacional de La Haya (TPIY). Se estaba leyendo la sentencia contra seis antiguos responsables croatas de Bosnia Herzegovina acusados de participación en una empresa criminal coordinada para cometer crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Lo inaudito sucedió cuando uno de los acusados, Slobodan Praljak, se suicidó en plena audiencia.

“Se ha tomado la decisión un poco rápida, porque no se ha hablado, ni consultado con otros. No sé con quién se ha contado para tomar la decisión, si se ha hablado con alguien. Ltimamente se están haciendo cosas muy extraas”. Un ejemplo, seg los informes de La Caixa, las rentas obtenidas por las familias han crecido en un 30% pero el metro cuadrado lo ha hecho en un 80%.El esfuerzo familiar para la adquisici de una vivienda, si nos dejamos llevar por los datos m favorables o por los m cr la diferencia es peque crece de forma constante, duplic en los cinco a Hoy, muchos espa comienzan a ver c se aleja el sue de una vivienda. Si volvemos a los datos facilitados por La Caixa resulta que, sobre un piso de cien metros cuadrados construidos, s el 50% de las familias podr acceder a la vivienda con una financiaci del 75%; lo que se reducir a menos del 40% si se tiene que financiar el 100%. Frente a esta situaci la opci real, por la propia demagogia del gobierno y la ausencia de una pol real de vivienda, es alargar las hipotecas, por encima incluso de la vida laboral, y buscar viviendas m reducidas que dificultan el desarrollo de la vida familiar.El espa medio que, desde hace menos de diez a ha entrado en la espiral de consumo generada por los bajos tipos de inter y el crecimiento de la econom espa se encuentra ahora ante una situaci preocupante: sin crecimiento salarial determinante y con una elevaci de los tipos de inter que va a continuar.

Leave a comment